miércoles, 5 de marzo de 2014

Perú Hoy: Relevo Ministerial, poner al gato de despensero.



Hemos asistido al relevo ministerial más paradójico de los últimos años. Ocurre que César Villanueva fue removido del Premierato, y con él algunos Ministros, so pretexto de haber hecho declaraciones.  Quiere decir, llevar al mundo mediático una noticia, respecto de un ajuste al salario mínimo vital, que estaría en agenda. Y eso –que para nada ni nadie es un pecado mortal, en la medida que, se debe ajustar cada 2 años– le hizo pasar por atropellos e insultos de oficialistas, hasta pasar entre Herodes (Castilla) y Pilatos (Nadine Heredia), hasta su defenestración.
Queda claro, muy claro, luego de este suceso que el Poder de Nadine y su amigo el titular de Economía y Finanzas, es, de momento, casi irrefutable. Caer de la gracia de la dupla (Heredia-Castilla) significa o podría significar eso y más.
Lo lamentable aquí es que esa manera de conducir y tomar las decisiones en el Perú es totalmente inconstitucional -ya que ninguna de las personas que conforman la dupla fue elegida- y, por lo tanto, debilitan la autoridad del presidente al tiempo que menoscaban la necesaria institucionalidad y, además, a la política.
Una vez más alguien no elegido, junto a otro que cuida más el bolsillo de los empresarios que él de los trabajadores, toman medidas que, por decir lo menos, ponen en tela de juicio la capacidad de Ollanta Humala de llevar los destinos de su gobierno y el País.
La concertación y el que se discutan temas que ayudan a los que menos tienen, lo sabemos, no es del agrado de la CONFIEP ni de los inversores, como tampoco del titular de Economía y Finanzas, que pareciera está allí más que al servicio de las ciudadanas y ciudadanos del Perú al servicio de unos pocos empresarios e inversores.
Este relevo ministerial nos dice que el poder en el Perú tiene que ver más con lo que decide alguien no elegido, que en vez, de abonar el camino para la concertación y la distribución equitativa de la riqueza, seguirá abonando el camino de la enorme desigualdad y concentración de la riqueza, con la excusa o pretexto que sea necesario.
Creo que el discurso y la práctica se bifurcan más que se juntan y que, de seguir así, este gobierno será recordado como uno que tenía un presidente que no decidía ni hacía sólo; sino que dependía del contento de la derecha y sus gendarmes en el Ministerio de Economía y los apetitos políticos de su esposa que necesita que quienes son “inversores” la acepten y con eso ganar un peldaño en el camino para ser próxima candidata presidencial.
Por lo que pareciera que de ahora en adelante tendremos al gato de despensero. Lo que importa es que por nada ni por nadie se deje de salvaguardar los intereses de pocos, aún en desmedro de muchos. Frente a esa realidad dos preguntas caen de maduras:

¿Hoy, cuando ya se ven signos claros del total irrespeto a la precaria  institucionalidad y que se prefiere gobernar con otros, no importa lo lejos o cerca que estén de lograr inclusión y derechos para todos, seguiremos creyendo en que el Gobierno de Humala se interesa por las mayorías?

¿A pesar de esto, Ollanta Humala, seguirá hablando de concertación, inclusión social y desarrollo para todas y todos?
Creo que la derechización del gobierno actual en el Perú, ha quedado sellada.

domingo, 16 de febrero de 2014

DESIGUALDAD Y CONCENTRACION DE LA RIQUEZA. VIEJOS MALES, NUEVAS REALIDADES



La desigualdad y la concentración de la riqueza son viejos males que de manera estructural han afectado a las sociedades y a los seres humanos, en mayor o menor medida, en todos los tiempos.
La extrema concentración de la riqueza, que se ha dado en las tres últimas décadas, pone en peligro el crecimiento económico de muchos países. Así como también, la reducción de la pobreza, afectando la estabilidad social.  Pero, además, conlleva una amenaza para la vigencia de la democracia y la seguridad mundial.
Una de las demandas más sentidas, en los últimos tiempos,  es lograr un crecimiento más inclusivo que el que se vivió en el pasado. Sabiendo que el crecimiento inclusivo del que habla la sociedad civil mundial significa no sólo reducir los indicadores de desigualdad en él ingreso sino también el orientar la política económica hacia los intereses del conjunto de la población. Y también establecer limitaciones y contrapesos a los poderosos, vía la generación de instituciones y procesos de control político y social que sean capaces de representar adecuadamente y hacer prevalecer el interés de la mayoría en la construcción del bien común.
El punto de partida de este crecimiento inclusivo está signado por la necesidad de reconocer que el modelo de desarrollo de los últimos veinticinco años ha generado inequidades ética y políticamente inaceptables. Propugnar hoy que el mercado es el mejor distribuidor de recursos es algo que no podemos seguir aceptando, en la medida que el exacerbar el rol que el mercado debe jugar en la economía sólo ha servido para concentrar la riqueza en cada vez más pocas manos.
Un informe de OXFAM Internacional[2] nos dice que:
v  Casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1% de la población.
v  La riqueza del 1% de la población más rica del mundo asciende a 110 billones de dólares, una cifra 65 veces mayor que el total de la riqueza que posee la mitad más pobre de la población mundial.
v  La mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo.
v  Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años.
v  El 1% más rico de la población ha visto cómo se incrementaba su participación en la renta entre 1980 y 2012 en 24 de los 26 países de los que tenemos datos.
v  En Estados Unidos, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más.

¿Que ha generado la concentración de la riqueza?

Esta excesiva concentración de riqueza hace que las personas estén separadas cada vez más, habiendo construido un mundo de relaciones y realidades donde hay unos – los poderosos – y, otros,  los más, aquellos que a pesar de su esfuerzo tienen poco, tan poco que tienen problemas para alimentarse, cuidar su salud, tener vivienda y carecen de medios adecuados para desarrollar sus capacidades y tener oportunidades; en suma, para tener una vida digna.

¿Qué Hacer?

Superar esta situación es, hoy,  un imperativo. Creemos que el primer acento que debemos poner para mitigar la desigualdad es ser conscientes – ciudadanas, ciudadanos y políticos- que una distribución inequitativa de la riqueza transforma el accionar de las instituciones, quienes terminan propugnando leyes y políticas que favorecen, en mayor medida, a los poderosos.
Es necesario, entonces, que las instituciones y el control social construyan los pesos y contrapesos necesarios para escuchar y poner por delante el bien común, en la medida que, de no ser así, se seguirá poniendo en tela de juicio el ejercicio de derechos por parte de los que menos tienen.
Los Estados deben estar al servicio de los ciudadanos, generar oportunidades y capacidades para todas y todos y no sólo para unos pocos. Al mismo tiempo deben generar espacios de participación y representación política que no tengan a la base el “cuanto tienes, cuánto exiges y que recibes”.
Corregir la falta de equidad en las cargas impositivas, en la medida que hoy más aporta el que menos tiene es un elemento sustantivo para disminuir desigualdades. No es desconocido que los ingresos de los Estados se nutren más de impuestos indirectos (pagados por todas y todos los ciudadanos) y menos de impuestos directos, aquellos que vienen de la producción y renta de los que tienen poder económico.
Mejorar las condiciones y calidad de los empleos, al tiempo que los salarios de los trabajadores, y los mecanismos de protección social, son medidas claves si queremos reducir la desigualdad existente.
Regular el Mercado y vigilar las inversiones, propiciando generación de riqueza sin abusos ni monopolios de ningún tipo.
Impedir la especulación, en la medida que son los ciudadanos que no invierten, que son la mayoría, quienes pagan el costo de estos desbalances.
Recuperar el balance entre los derechos, la equidad y las decisiones políticas será fundamental para poder mitigar el que hoy el 70% de las personas en el mundo vivan y trabajen en países donde la desigualdad económica ha aumentado en los últimos 30 años, a niveles que son ética y políticamente inaceptables.
La libertad, el progreso y los derechos no pueden ser restringidos o reservados sólo para quién tiene dinero. Todas y todos somos libres, sujetos de derechos y tenemos capacidad para tomar decisiones.
No se puede en la realidad actual construir progreso para “unos” – los poderosos -  y retroceso para “otros” – los que se encuentran en situación de pobreza - más si los denominados como “otros” son la mayoría.
Mitigar la desigualdad, entonces, no sólo será acabar con viejos males sino que significará construir nuevas realidades para todas y todos.   


2 GOBERNAR PARA LAS ÉLITES. Secuestro democrático y desigualdad económica. OXFAM internacional. 2014

jueves, 2 de enero de 2014

Perú Hoy: Balance del 2013 y Perspectivas del 2014




En esta primera entrega del año articularemos lo realizado con lo que vendrá, en un intento por hacer un análisis retrospectivo y prospectivo a la vez, en lo concerniente al desempeño económico, político y social en nuestro país. Perú, nuestra patria, se sigue debatiendo en un  contexto donde se puede afirmar: “A la economía no le va mal, los aspectos sociales no son más que continuidad de los años anteriores y a la política le va de mal en peor”

Veamos por qué:

1.- La Economía:


1.1.- Lo Internacional:


El hecho internacional más significativo es aquel que nos da cuenta de la decisión de  la Reserva Federal de EEUU de retirar de manera paulatina el estímulo monetario dando inicio al denominado “tapering”. A partir de Enero, del 2014 el “tape ring” significará: la reducción de compras de mortgage backed securities (valores con respaldo hipotecario) en US$5,000 millones y la compra de bonos del tesoro norteamericano, de largo plazo, también por US$5,000 millones.

Creemos que la decisión de la  Reserva Federal, responde a una ligera mejora de los indicadores macro económicos estadounidenses; en particular a que  la tasa de desempleo  del mencionado país se redujo ligeramente al pasar de 7.3% a 7%. Sin embargo, la reserva federal  (Fed) indicó que la tasa de referencia se mantendrá baja como una medida de estímulo económico, que no será quitada, al menos por ahora.

El inicio del denominado “tapering”  marca un nuevo periodo para los países emergentes, en la medida que los flujos de dólares de los inversionistas se reacomodarán entre las economías.

Baste mencionar que tras el anuncio de la Fed, el rendimiento de los fondos de países emergentes se disparó en 2.5% como un todo, el EPU subió en 2% y Credicorp –la acción peruana más representativa en la bolsa de Nueva York— subió en 2.4%. Estas reacciones positivas de los mercados en países emergentes podrían indicar que el mercado, aún, espera que las tasas en Estados Unidos se mantengan a la baja; por lo que los países emergentes podrían aún ser considerados como “atractivos”.

No obstante, en el mediano plazo, economías como Brasil e India –que vienen atravesando problemas— o países como Perú, que han perdido el ritmo de crecimiento de años pasados, podrían ver afectado a la baja el ingreso de efectivo e inversión extranjera.

Otros aspectos en los que se expresará el inicio del denominado “tapering” serán:

a)     tasas de interés globales más altas

b)      presiones al alza en el tipo de cambio.

Estos factores o aspectos, adicionales, son preocupantes tanto para las empresas como para los consumidores. De un lado,  las altas tasas de interés generan que las fuentes de financiamiento externas para las empresas (y para los consumidores) se encarezcan, y, de otro lado, por el alto grado de dolarización de la economía peruana, un cambio brusco en el tipo de cambio o en la depreciación de la moneda local respecto del dólar estadounidense generaría grandes pérdidas en las empresas, empresarios y los consumidores; quiénes mantienen deudas importantes en moneda extranjera.

En medio de este panorama, el  Banco Central de Reserva (BCR) informó que el riesgo país del Perú pasó de 177 puntos a 163 puntos en diciembre último, según el spread del EMBIG (Índice de Bonos de Mercados Emergentes), situación que es, por demás auspiciosa y podría significar un mayor nivel de inversión extranjera al registrado hasta hoy.

 

1.2.- Lo Local


A nivel local se observa una desaceleración de la economía. Los analistas  a inicios de año proyectaban tasas de crecimiento para el 2013 de 6% aproximadamente. No obstante, lo más probable es que el PBI haya crecido a una tasa más cercana al 5%  en el 2013.

Por otro lado, la inflación anual en noviembre llegó a 2.96%, lo que la pone muy cerca cercana del límite superior del rango meta establecido por el BCR  que va entre 1% – 3%. Al revisar el índice de inflación subyacente, podemos decir que hace por lo menos 29 meses éste índice está por encima de este rango objetivo establecido. Este desempeño de la inflación restringe, de alguna manera, el margen de maniobra del BCR. Aunque, el BCR ha reiterado, en varias ocasiones, que espera que la inflación se ubique en 2% en los próximos dos años. Veremos qué pasa en los próximos meses y por lo tanto cuánto de este deseo podrá ser realidad.

El nuevo Sol registra a finales del 2,013 una depreciación significativa con respecto al Dólar estadounidense, que llega al  8.8%. Esto se ha presentado  así por el déficit comercial que registra la economía peruana  para el año 2013.

En ese contexto, la entidad monetaria (BCRP)  redujo la tasa de interés de referencia en noviembre en 25 puntos básicos situándola a 4%  y disminuyó los encajes bancarios, en los últimos meses, con el objetivo de incentivar el otorgamiento de crédito por los bancos, para darle dinamismo al consumo interno.

Lo que no sabemos es si alguien está revisando cuánto del crédito otorgado está sustentado en personas con empleos adecuados o por lo menos estables. si no se hace, la fiesta del consumo puede acabar en una subida de la morosidad, ante la pérdida de empleo de los que consumieron,  y, por lo tanto, convertirse en velorio.

La desaceleración mostrada por  la economía peruana a lo largo de este año ha sido algo más marcada que lo esperado inicialmente. En efecto, los últimos datos respecto de las expectativas empresariales muestran una recuperación bastante importante, aunque aún se mantienen en niveles bajos, comparados con los que se presentaron a inicios del año. (Ver Gráfico N° 01).

 

 

 

 

Grafico N° 01

http://gestion2.e3.pe/ima/0/0/0/3/2/32210.jpg

 

Hay otros indicadores que muestran un desempeño mejorado, entre ellos: producción minera, volumen exportado, generación de electricidad, expansión del crédito. Lo que no termina de recuperarse es la confianza del consumidor, la misma que se ha mantenido mitad y mitad. Quiere decir que, en promedio, para el 50% de los consumidores las cosas van a mejorar y para el otro 50% las cosas van a estar igual o peor. Por lo que las familias mantienen cierta reserva respecto del gasto. A la base, de esta decisión está un entorno desfavorable. Peruanas y peruanos siguen considerando, y probablemente experimentando, que existe mayor dificultad para conseguir empleo y que los ingresos de los trabajadores crecen muy poco, situación que se confirma si examinamos el crecimiento de sueldos y salarios en términos reales.

 

Sin embargo, esta percepción podría cambiar cuando la inversión empiece a ganar mayor movilidad, y, junto a ello, se dinamice, también,  la generación de empleo, se mejore la calidad del mismo y las remuneraciones se recuperen en términos reales.

 

Las perspectivas para la economía peruana, para los próximos, años son aún halagadoras, el equipo de estudios económicos del BBVA BANCO CONTINENTAL, avizora lo siguiente (Ver Gráfico N° 02):

 

GRAFICO N° 02


 

El P.I.B. crecerá como promedio en 5.7%; 5.9%; 5.8% y 5.6%; para los años 2,014, 2,015, 2,016 y 2,017 respectivamente. Estos indicadores se basan principalmente en la explotación de yacimientos mineros importantes que han iniciado a desarrollarse. La pregunta es ¿Qué haremos para aumentar la productividad y la competitividad? del sector empresarial, en general, toda vez que esto, es lo único que garantizaría ritmos de crecimiento estables para el mediano y largo plazo. Quiere decir para cuando la actividad minera, por la lógica extractivista con la que se explota, no tenga niveles de actividad importantísimos como hoy.

 

Dentro de las perspectivas, es necesario que el directorio del BCRP defina la estrategia y los lineamientos de política que contribuirán a que el ritmo inflacionario, hoy cerca del rango superior de la meta establecida, baje y se corra al centro del rango. Así como defina políticas que eviten sobreendeudamiento por el exceso de incentivo al crédito.

 

Por lo demás, definir mejores políticas de remuneración, más acordes con el ritmo de crecimiento y las ganancias generadas por el modelo económico, es algo que no se ha hecho, suficientemente, hasta ahora. El factor trabajo es uno de los menos remunerados y, sin embargo, es el que más aporta a este crecimiento. Por lo que aparecen como medidas más adecuadas para dar dinamismo a la economía doméstica, la mejora de sueldos y salarios, que el incentivo al crédito.

 

Este panorama nos demuestra por qué a la economía no le va tan mal, aunque, es necesario que a los trabajadores les vaya mejor sin tener que estar a expensas del crédito (a intereses altos para la mayoría) para mejorar su calidad de vida.   

 

Que queda en el tintero respecto de medidas económicas, tributarias y fiscales a implementar:

 

a)     Revisar la manera como se sigue conduciendo la economía, lo que supondría, por ejemplo, poner el acento en reformas urgentes como la Fiscal. Lo que permitiría que quienes se benefician y se han beneficiado más del crecimiento económico logrado, consecuentemente aporten más. Medidas para cambiar la correlación del financiamiento del Presupuesto Público, incrementando los ingresos por impuestos directos, sería una muestra de que las cosas cambiarán y que tendremos no sólo un presupuesto equilibrado para el 2014, sino que, además, un poco más equitativo. 

 

En ese camino, es clave ver cómo los beneficios son extendidos vía el generar empleo o la mejora de la calidad de los empleos o vía mejores salarios y prestaciones sociales o todo.

 

b)     Promover Inversión Pública, en una orientación que privilegie la mejora de infraestructura social y productiva, que tenga como orientación partir desde el interior (hasta hoy tomado como periferia)  al centro (Lima). Es clave para movilizar no sólo comercialmente los territorios sino generar las condiciones endógenas para sostener el desarrollo.

 

c)      Promover Empleo y de Calidad, no hay mejor componente de Política Social que la generación de empleo y la mejora de los ingresos de la población. Esta es una estrategia que mejorará calidad de vida de manera permanente.

 

2.- La Política:


 

Si a la economía no le va tan mal y ha demostrado, a pesar de todo, que está preparada para resistir asonadas, turbulencias y sus repercusiones. Pues a la política le va de mal en peor.

Veamos por qué:

2.1.- La Gestión Presidencial:


 

Asistimos al noveno mes de caída libre, en la aprobación de la gestión presidencial, la misma que registra un, débil, 22% de aprobación y un, muy fuerte, 73% de desaprobación, al mes de diciembre del 2013. Este es el año en que Ollanta Humala ha perdido no sólo capital político, sino que se ha visto impactado negativamente, en su gestión, por denuncias que copan el espectro político, mediático e institucional, entre otros, el caso López Meneses. En opinión de Alberto Adrianzén, este caso se vislumbra como: una grave crisis política que permite al fujimorismo y al aprismo no solo aumentar la presión sobre el gobierno para buscar la impunidad para sus jefes políticos sino también acusarlo de corrupto y montesinista, cuando ellos son, como se dice, caimanes del mismo pozo”.[1]

 Las razones de esta desaprobación, por parte de la ciudadanía, a la gestión presidencial son diversas, entre las más importantes figuran:

 

GRAFICO N° 03

Razones para la desaprobación del desempeño presidencial


Por otro lado la aprobación a la gestión gubernamental en temas cruciales como: Descentralización, Justicia, Lucha contra la corrupción, Programas Sociales, Educación Salud, Lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. Así como, en relación a la lucha contra la delincuencia, deja mucho que desear (Ver Gráfico N° 04):

GRAFICO N° 04

Nivel de Aprobación en la gestión de Temas cruciales


Este panorama nos dice claramente que la gestión presidencial, en opinión de la población, va de mal en peor. E hacer un viraje importante en el tratamiento y la efectividad con la que se resuelven temas cruciales es fundamental para que este gobierno recupere el tiempo perdido, cumpla sus promesas y mejore, como es su responsabilidad, las condiciones y calidad de vida de todas y todos en el Perú. Seguir gobernando para unos pocos –los que más tienen y se han beneficiado del modelo económico –y apostando, desde ahora, a una continuidad – vía la postulación de Nadine Heredia – son tareas para las que la ciudadanía no votó. La confianza fue entregada en base a una premisa “Crecimiento con Inclusión Social”.  Que pareciera que al presiente y a su equipo de gobierno se les ha olvidado.

 

2.2.- El Desempeño del Congreso de la República:


 A los denominados Padres de la Patria les va peor que al presidente de la República, de cara a la opinión de la ciudadanía. Podemos referir que según la encuesta de gfk a Diciembre del 2,013, sólo el 12% de los ciudadanos aprueba el desempeño del Congreso, mientras que un 83%  desaprueba el actual desempeño, de éste importante poder del Estado.


Esto pone a las claras que el accionar de los congresistas actuales, repercute, poco en las decisiones políticas del país y que eventos como la denominada “repartija”. Alejó y devalúo aún más la opinión adversa que nuestros representantes tienen de la población.

Concertar para sacar adelante leyes que hagan más equitativa las cargas impositivas, retomar una acción fiscalizadora, ética, firme y transparente y abandonar la puja por conservar privilegios y emolumentos muy diferenciados de los que percibe la población, pueden ser algunos elementos que ayuden a equilibrar la balanza o por lo menos mejoren el nivel de aprobación. Porque hasta hoy,  el gobierno hace y deshace, al parecer sin que haya una oposición, firme, inteligente y con propuestas.

 


2.3.- La Oposición


Vemos que el qué hacer de la oposición tampoco recibe un espaldarazo de la ciudadanía. Según la encuesta de gfk a Diciembre del 2,013, sólo el 25 % de los ciudadanos aprueba el desempeño de la oposición política, mientras que tres cuartas partes de ellos, el 75%, la desaprueba. Este nivel de desaprobación, en otras palabras, es como asistir a un partido y perder porque los integrantes de la oposición política no completan ni en número ni en calidad de propuestas lo necesario para hacer un papel por lo menos decoroso.

Estamos más bien, asistiendo a un circo dónde el león no tiene domador y el espectáculo, más que para deleitar a quienes están en el palco y la galería, se hace para agradar a unos cuantos y preservar las posibilidades de seguir actuando, para representar un papel que de seguro ni a ellos convence.

En suma, no hay oposición y tampoco, partidos políticos que funcionen como instituciones fuertes que proponen y hacen concertación  en torno a programas y a la construcción del bien común;  no sólo a apetitos particulares que se exacerban en tiempos electorales, pero luego de ello se aquietan y acomodan como mejor les convenga. Por eso es que sólo el 16% de la población aprueba su accionar mientras que un 84% lo desaprueba.

Visto así, al Presidente, a su gabinete, a  la oposición en el congreso y a los partidos políticos, les va de mal en peor.  Recuperar la acción política, la protesta y la propuesta, será en medio de este panorama una labor más de la sociedad civil que de los partidos y movimientos políticos.

 

3.- Lo Social:


Existe hoy para lo social un doble discurso. Por un lado las cifras oficiales que nos hablan de una disminución de la proporción de personas que viven en situación de pobreza y pobreza extrema, lo cual parece haber mejorado en términos relativos. Según un estudio de la CEPAL, denominado Panorama Social 2,013,  los índices de pobreza y extrema pobreza en el Perú, han mejorado, situándose al 2,012 en 25,8% de personas en situación de pobreza y 6% de personas en situación de extrema pobreza (indigencia).

Sin embargo, cuándo comparamos nuestra situación con los otros países considerados de ingresos medios en la región, las cosas ya no son como de tanta mejora. en la medida que Sólo tenemos mejoría respecto del promedio en lo concerniente a la extrema pobreza o indigencia, mientras que, respecto de la pobreza estamos aún lejos.  

GRAFICO N° 05


 

 

Si analizamos la distribución del ingreso en los hogares, podemos referir que a cifras del 2,012, el quintil más pobre de la población se apropia sólo del 5 % del ingreso, mientras que el quintil más rico se apropia del 43.7 % del ingreso. Lo que sigue configurando un panorama muy desigual. 

 

Lo avanzado en política social, entonces, es poco y no ha salido del marco de programas sociales que se siguen debatiendo entre el enfoque de focalización o universalización, sin la adecuada dotación de profesionales, recursos e infraestructura. Pareciera que, el camino de la Tecnocracia instalada en el MIDIS es lento; y, por lo tanto, necesidades importantes como la mejora en la Educación, Salud y Vivienda, siguen esperando o están atrapadas en políticas efectistas de corto plazo, sin ninguna orientación o en el negocio que son: a) Escuelas y Universidades Particulares, sin vocación ni calidad b) las nuevas asociaciones Público Privadas que más que atender las necesidades de salud de la población, responden a las necesidades y al “Poder de Compra” de clases medias limeñas y provincianas que por necesitar servicios de salud y educación más “eficientes” que los que prestan de un lado escuelas y universidades públicas y la red del MINSA O ESSALUD, son una tajada importante a captar sólo para acumular ganancias.

 

Como vemos en lo social, hay mucho pan que rebanar y, de momento, a seguir entre las restricciones de hacienda, la implementación, planificación y arranque del MIDIS y la necesidad de sostener vía populismo la alicaída imagen del presidente al tiempo que preparar el terreno de la denominada “continuidad”  

 

4.- Perspectivas:


Hoy tenemos un entorno externo menos favorable que en años anteriores, una demanda externa débil en el corto y mediano plazo y riesgos latentes en los mercados financieros internacionales. Situación que plantea como desafío el acelerar la tasa de crecimiento,  sin depender tanto de actividades como la Minería y tampoco de esperanzarnos a que las condiciones externas que nos favorecieron en los últimos 10 años, se vuelvan a presentar.

 

Parecería, entonces, que la prioridad es mantener e incrementar el crecimiento del producto bruto interno, para el corto y sobre todo para el mediano plazo, vía reformas que  consistentemente impacten sobre los “cuellos de botella” que hoy menoscaban el crecimiento de tres factores claves para un desarrollo y una manera de conducir la economía de otro modo: Mejora de la productividad, Incremento del ahorro interno y Promoción de la inversión, no sólo rentista y especulativa sino que con equidad y sostenibilidad. No podemos seguir entendiendo como progreso y buena a una inversión, a lo que se viene dando, hasta hoy, en la medida que genera, concentración del ingreso en muy pocos y destrucción de la naturaleza y los ecosistemas.

 

Es no sólo necesario sino imprescindible,  mejorar la calidad de la educación, salud, vivienda, empleo e ingresos al tiempo que invertir más en infraestructura, dada la brecha entre el centro (Lima y Regiones dinámicas, básicamente de la costa) y la periferia y, más aún, si comparamos la brecha entre nuestro país, hoy considerado de ingresos medios, con otros de su misma escala y con las naciones más ricas y dinámicas del mundo.

 

Mejorar las carreteras, puertos y aeropuertos, infraestructura social básica y  servicios logísticos, que, en la práctica, encarecen innecesariamente los costos de transacción y le restan competitividad a empresas en general e industrias en particular, son, hoy por hoy los imperativos.

 

Producir un viraje, además, en la manera en la que se conducen partidos políticos, la oposición y el congreso será fundamental para construir el andamiaje institucional necesario para caminar en la senda de la construcción del bien común. Queremos un Perú para todas y todos porque a eso tenemos derecho.  





 

[1] Alberto Adriánzen “Los errores presidenciales” en Diario “La Primera”, 14 de noviembre del 2013.